Skip to Main Content

9 consejos para controlar el dolor articular

    • diciembre 18, 2023
    • Bienestar
    • 3 Leer minuto
  • Karina Bailey, FNP-C

Para las personas mayores, el dolor articular puede parecer tan normal como las canas y las líneas de expresión. Pero el dolor articular no tiene por qué ser un obstáculo. Aquí hay nueve consejos probados para manejar el dolor en las articulaciones.

1. 1. Identifique el origen del dolor

El dolor articular puede tener diferentes causas y diferentes tratamientos. Éstas son algunas de las causas más comunes:

Osteoartritis (OA): Esta enfermedad daña los huesos, cartílagos y otras partes de las articulaciones. Provoca rigidez, dolor y puede dificultar el movimiento de brazos, caderas y piernas. Es la forma más común de artritis y afecta a más de 32,5 millones de personas en Estados Unidos.

Artritis reumatoide (AR): En esta enfermedad autoinmune, el sistema inmunitario ataca el revestimiento de las articulaciones (y otras partes del cuerpo). Los síntomas son dolor, sensibilidad, hinchazón y rigidez. Los síntomas pueden reagudizarse durante días o meses y luego remitir.

Gota: Esta forma de artritis se produce cuando el cuerpo acumula demasiado ácido úrico, que resulta de la digestión de ciertos alimentos. Provoca dolor y rigidez y enrojece y calienta las articulaciones.

Bursitis: Esta afección se produce cuando la bursa -saco que amortigua una articulación- se hincha e infecta. Las posibles causas son el sobreesfuerzo, la AR y la gota.

Lesiones: Las distensiones, los esguinces y las fracturas pueden provocar dolor articular intenso.

Su médico de ArchWell Health puede ayudarle a determinar la causa de su dolor y cómo tratarlo. Muchos tratamientos ayudan independientemente de la causa. Aquí hay algunos para probar en casa.

2. Vaya al botiquín

Varios medicamentos de venta libre, que puede encontrar en su farmacia o tienda de comestibles local, tratan el dolor articular, incluyendo:

  • Ibuprofeno (Advil, Motrin y otros): Alivia el dolor, la fiebre y la inflamación
  • Naproxeno sódico (Aleve y otros): Alivia el dolor, la sensibilidad, la inflamación y la rigidez

Estos analgésicos son más seguros que los opiáceos. También son igual de eficaces, según un estudio de personas con artritis de rodilla y cadera.

Pero estos fármacos conllevan algunos riesgos. Por ejemplo, el consumo excesivo de paracetamol puede dañar el hígado. Asegúrate de hablar con tu médico antes de añadir estos medicamentos a tu rutina diaria.

3. Prueba un remedio tópico

Una buena alternativa a tomar otra pastilla es probar una crema medicada. Algunas, que funcionan como el ibuprofeno y el naproxeno sódico, pueden ayudar si tienes artritis en las articulaciones más pequeñas. Otras, que incluyen un extracto de chile en polvo llamado capsaicina, ayudan con el dolor leve de la artritis reumatoide.

4. Caliéntalo o refréscalo

Si has pasado un largo día trabajando en el jardín o corriendo con los nietos, tanto el calor como el frío alivian el dolor de las articulaciones. Sin embargo, no son intercambiables.

El calor ayuda con las articulaciones rígidas y los músculos doloridos. Prueba una de estas técnicas:

  • Empieza el día con una ducha caliente
  • Calienta las articulaciones con una almohadilla térmica antes de hacer ejercicio.
  • Envuelve una articulación dolorida en una compresa caliente durante 20 minutos.
  • Termine el día en una bañera caliente o en una piscina climatizada.

El frío ayuda con las articulaciones hinchadas y el dolor agudo. Por ejemplo, si te tensas un tobillo, aplica una compresa fría durante 15 minutos seguidos hasta 4 veces al día. ¿No tienes una compresa fría a mano? Coge una bolsa de guisantes del congelador.

5. Adelgaza

El sobrepeso o la obesidad añaden tensión adicional a las articulaciones. Cada kilo de peso corporal ejerce hasta 2,5 kilos de presión sobre las rodillas. Además, la grasa provoca inflamación en todo el cuerpo.

Bajar un 10% del peso corporal podría reducir el dolor de la artritis a la mitad. También reduciría su riesgo de enfermedades del corazón, diabetes y algunos tipos de cáncer.

6. Actívate

La actividad física de moderada a intensa tiene innumerables beneficios. Reduce el riesgo de cardiopatías, ictus, diabetes de tipo 2 y varios tipos de cáncer. Mejora el equilibrio y la coordinación. Fortalece los huesos. Ayuda a perder peso. Combate la depresión.

Y, sí, ayuda a aliviar el dolor articular. El ejercicio fortalece los músculos de sostén, aumenta la amplitud de movimiento, lubrica las articulaciones y las inunda de nutrientes y oxígeno.

Es posible que conozca estas pautas básicas de actividad física:

  • 150 minutos a la semana de actividad aeróbica moderada, como salir a caminar o nadar, o 75 minutos de actividad aeróbica vigorosa, como caminar en una cinta inclinada o jugar al pickleball, además de

Puedes alcanzar esos objetivos con actividades que no dañen las articulaciones. Elige actividades aeróbicas de bajo impacto, como caminar, montar en bicicleta, aeróbic acuático y jardinería. Limita el entrenamiento con pesas a 2 ó 3 sesiones por semana.

Además, escucha a tu cuerpo. "Si no hay dolor, no hay beneficio" no es un buen consejo, sobre todo cuando se trata de cuidar las articulaciones.

7. Deje de fumar

Fumar aumenta el riesgo de padecer artritis reumatoide y algunas formas de artrosis. Provoca inflamación en todo el cuerpo, incluidas las articulaciones. Y es una de las principales causas de las enfermedades de las encías, que a su vez contribuyen a la artritis. Por si fuera poco, fumar reduce a la mitad la eficacia de un medicamento clave para la AR, el metotrexato.

8. Considere otras alternativas

La meditación, el yoga, la respiración profunda y otras técnicas de atención plena pueden ayudarle a sobrellevar el dolor. Un profesional de la salud mental puede sugerir la terapia cognitivo-conductual, una técnica de eficacia probada para combatir los pensamientos autodestructivos. Algunos pacientes encuentran alivio en la acupuntura. Las inyecciones articulares son otra gran opción de métodos alternativos.

9. Hable con su médico de ArchWell Health

Cada forma de dolor articular es diferente, y también lo es cada paciente. Si los remedios caseros no funcionan, su médico puede diagnosticar su problema y proponerle el tratamiento adecuado.

Artículos Relacionados

Ver todas las publicaciones de blog

Cómo encontrar el médico adecuado para su padre, madre o ser querido de edad avanzada

  • Bienestar
  • 5 Leer minuto

Leer más

La vacuna contra la gripe es la mejor manera de que los mayores protejan su salud este invierno

  • Bienestar
  • 3 Leer minuto

Leer más

Cinco consejos para cuidadores de personas mayores

  • Bienestar

Leer más

Sobre el Autor

Karina Bailey, FNP-C, Nurse Practitioner, Tucson

Karina Bailey, a Certified Family Nurse Practitioner (FNP-C), grew up in Orlando, Florida and now she’s putting her skills to use by providing quality care for seniors. “I believe the geriatric population deserves providers who promote exceptional healthcare,” she says. “I chose ArchWell Health because of the care model it provides to a population and community that is in need of comprehensive care.” Married with three children, Karina still finds time to enjoy Pilates, traveling, and decorating.

Hágase socio de ArchWell Health hoy mismo

Unirse a ArchWell Health es fácil. Sólo tienes que hacer clic en el siguiente enlace para empezar. Antes de que te des cuenta, ¡la clase de yoga en silla será tu actividad semanal!

  1. Únete ahora